Usted está aquí:

Distribución

Comienzos de la gran distribución

Vender en gran distribución

Marketing de servicios

Marketing de servicios 2

Elaboración de Objetivos

Plan de ventas

Lanzamiento de productos

Canales de distribución

Marcas propias

Compras

Compras.Tipología

Atención al cliente

Cliente misterioso

Buscar:

General:

Inicio

Contacto

De la A a la Z

Marcas propias

Marcas blancas-Marcas propias- Marcas distribuidor

Cada vez son más los distribuidores que apuestan por una intensa política de marcas propias.

La política de marcas propias favorece la fidelidad al revendedor frente al fabricante.

Para encontrar la marca Día, o la de Marcadona es necesario acudir a sus establecimientos.

Estas marcas guardan una excelente relación calidad precio y sin duda fidelizan a un buen numero de clientes.

Otra de las finalidades de la marca propia es ganar cuota de mercado frente a fabricantes líderes y de esta manera restar fuerza a productos que llegan a ser casi un 80% de las ventas de la familia o lineal.

Esta labor tiene igualmente un objetivo: flexibilizar los procesos de negociación y obtener mejores condiciones al eliminar la posición predominante de algunos líderes.

La mayor aportación en el margen medio de la familia (suele ser el doble) es otra de las razones que ayuda a impulsar cada día estas marcas destacándolas de sus competidoras (facing generosos, altura de la vista, al lado del líder, muy separada del primer precio…).

Las marcas propias o también llamadas marcas blancas ganan cada día una importante cuota de mercado.

Algunas grandes superficies consiguen, por lo general, cuotas de mercado entorno al 15% y superiores.

Carrefour, renovó hace escasos meses su marca propia con el cambio de imagen de 7.500 artículos y el lanzamiento de otros 1.600 productos de alimentación y bazar.

Las marcas propias de Carrefour significan el 21% de las ventas totales de alimentación y bazar, mientras que 79% restante provienen de marcas de fabricantes nacionales y regionales.

Una postura cómoda en las negociaciones como antes comentábamos y sobretodo una fidelización del usuario final que poco a poco se convierte en un consumidor habitual de los productos de marca blanca.

Los procesos de selección de productos en cuanto a:

Funcionalidad, envase, calidad de producto son extremadamente rigurosos.

Cada vez los distribuidores invierten un buen número de recursos humanos, materiales y de promoción para conseguir que su marca consiga una cuota cada día más importante dentro del lineal y sobretodo la satisfacción y fidelidad del cliente.

Supermercados, hipermercados, franquicias, grandes almacenes como El Corte Inglés disponen de su propia marca en infinidad de familias (cafés, mermeladas, pan de molde etc...).

Mark & Spencer posee una marca propia con larga tradición de calidad ST. Michael, que se extiende a infinidad de artículos, cosmética, ropa, alimentación etc...

Hoy en día la marca propia de los distribuidores es sinónimo de calidad y excelente relación calidad-precio.

Algunos hard discounters como LIDL (Ojo no confundir con primeros precios) poseen una extensísima gama de marcas que gozan de una excelente acogida entre su publico, que al principio se muestra un poco reacio ante la cantidad de marcas "desconocidas".

Poco a poco estos prejuicios van cayendo ante la excelente calidad de las llamadas marcas propias o marcas blancas.

Resaltar que la mayoría de estas marcas son fabricadas por fabricantes líderes en su categoría y que ofrecen la más absoluta garantía de calidad.

Ernesto García

Wexter Box Marketing Consulting©

CONTACTO

Para cualquier información o comentario no dude en enviar un e-mail a:
info@wexterbox.es